logo chcantabrico

El agua, que se encuentra en la naturaleza en diversas formas constituye uno de los recursos naturales renovables más importante para la vida. El recurso hídrico consumible para el ser humano es el agua continental dulce, tanto superficial (de ríos, lagos,....) como subterránea. La utilidad de esa agua incluye los sectores agrícola, industrial, recreativo, de consumo humano y de actividades ambientales.

Debe tenerse en cuenta que el 97,5% de agua en la Tierra es agua salada, lo que deja sólo el 2,5% de agua dulce, cuyas dos terceras partes se encuentra congelada en los glaciares y los casquetes polares, mientras que el resto se encuentra principalmente en las aguas subterráneas. En definitiva, sólo una pequeña fracción del agua circula libremente por encima del suelo o en el aire.

Desde el punto de vista de la funcionalidad en la explotación de los recursos hídricos en la cuenca y para una mejor gestión de las aguas, la Confederación Hidrográfica del Cantábrico se divide en Sistemas de Explotación. Un sistema de explotación está constituido por masas de agua superficial y subterránea, obras e instalaciones de infraestructura hidráulica, normas de utilización del agua derivadas de las características de las demandas y reglas de explotación que, aprovechando los recursos hídricos naturales, y de acuerdo con su calidad, permiten establecer los suministros de agua que configuran la oferta de recursos disponibles, cumpliendo los objetivos medioambientales.

En el ámbito de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico existen 20 sistemas de explotación o subcuentas, que engloban un total de 395 masas de agua superficiales que se clasifican en las categorías de ríos, lagos, embalses y de acuerdo a su naturaleza podrán clasificarse como naturales, muy modificadas o artificiales de nueva creación. Existen igualmente un total de 34 masas de agua subterránea.

 

Icono imprimir Imprimir página