logo chcantabrico
 

Las aguas subterráneas son parte esencial del ciclo hidrológico, el agua subterránea representa una fracción importante de la masa de agua presente en los continentes, y se almacena en las formaciones geológicas porosas denominadas “acuíferos”, dentro de los cuales se mueve y presenta interrelaciones con las aguas superficiales, lo que se manifiesta de forma notoria en la aparición de fuentes naturales y zonas húmedas.

La aprobación de la Directiva Marco del Agua ha supuesto un hito en la gestión de las aguas en Europa, introduciendo nuevos conceptos, modificando los esquemas al uso en nuestras redes de control; en definitiva, modificando de forma sustancial la forma de gestionar el agua. Los principales problemas que afectan a las aguas subterráneas en este momento están relacionados con el estado de los niveles de los acuíferos y calidad de sus aguas, con las consiguientes repercusiones negativas que de ello se derivan tanto para la salud humana como para los ecosistemas acuáticos y los ríos.

 La Directiva Marco del Agua define las masas de agua subterránea como “un volumen claramente diferenciado de aguas subterráneas en un acuífero o acuíferos".

En el ámbito de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico se han identificado 34 masas de agua subterránea

Icono imprimir Imprimir página