logo chcantabrico
Salime
Presa de Doiras
Arqueta de conexión
Campo de Golf

Prácticamente todos los sectores y actividades en las que participa el ser humano requieren del agua para su desarrollo, tanto para el consumo humano y animal, como para el regadío, generación de energía eléctrica, elaboración de productos por parte de la industria o los usos recreativos, entre otros. Todas estas actividades son necesarias para la subsistencia con un adecuado nivel de vida del ser humano, pero también, todas estas actividades interfieren con la naturaleza, ejerciendo una presión sobre el medio ambiente.

La caracterización económica de los usos del agua parte de una consideración global de las actividades productivas en las provincias pertenecientes a la Demarcación Hidrográfica del Cantábrico.

El sector agrario tiene especial relevancia en aquellos municipios rurales en los que el mantenimiento de la población depende fundamentalmente de las actividades agrarias, vinculadas principalmente a actividades ganaderas. Sin embargo, el sector agrario muestra un paulatino retroceso, siendo el sector con menor aportación al VAB territorial. La baja productividad de las actividades agrarias se debe en gran parte al:

  • Reducido tamaño de las explotaciones.
  • Baja tecnificación en los procesos productivos
  • Escasas infraestructuras
  • Falta de diversificación agrícola
  • Reducido valor añadido de la producción.

Los cultivos con mayor participación en cuanto a superficie cultivada son los cereales de grano (43% del total cultivado), seguido de los cultivos forrajeros (18%), cultivos de invernadero (17%) y frutales no cítricos (12%). Los cereales y forrajes son cultivos principalmente de secano empleados en la alimentación del ganado.

El agua interviene como un factor productivo directo en el sector industrial, pero el volumen de agua necesario para producir una cantidad determinada de VAB es variable en función de la actividad industrial desarrollada.

Con la información disponible y estimaciones medias sobre la demanda de agua por parte de la industria, se calcula que se emplean unos 69,0 hm3/año, de los cuales, 10,7 hm3/año son abastecidos desde la red municipal.

El concepto de actividad turística es difícil de definir con precisión ya que abarca un conjunto muy amplio de servicios y oportunidades de recreo que en muchos casos no quedan registradas en las operaciones de mercado (como ocurre con las residencias secundarias), en otros se trata de actividades de valor intangible relacionadas con el disfrute de la naturaleza, como algunas actividades recreativas. Además, no resulta fácil separar la actividad de los turistas y la población estacional (por ejemplo en el uso de servicios de restauración) de la actividad de los residentes.

Dentro de las actividades turísticas y de ocio tiene importancia en cuanto al uso significativo de las aguas, los servicios de hostelería y actividades recreativas como los campos de golf.

Existen actividades de ocio cuya práctica está asociada al buen estado de conservación de los espacios naturales como el senderimos, el baño, la pesca deportiva, y otras actividades de recreo.

El sector turístico en el norte de España ha experimentado un importante crecimiento en los últimos años, tanto en las zonas de playas como en el turismo de interior

Como sector en continuo crecimiento, vemos que estará marcado por una fuerte estacionalidad: el aumento de segundas residencias genera movimientos de periodicidad semanal.

En el ámbito de la Demarcación Hidrográfica del Cantábrico Occidental del total de 129.931 plazas turísticas estimadas, el 40% de las plazas turísticas corresponden a plazas de camping, el 29% a hoteles, el 20% a casas rurales y el 11% restante a hostales.

El 68% del total de plazas turísticas se encuentran situadas en los municipios costeros. Llanes concentra el mayor número con un 13%, seguido por los municipios de Gijón y Santander, con un 8% respectivamente.

Otros municipios a destacar en el sector turístico son: Santillana del Mar con un 5% de plazas turísticas y Ribamontán al Mar, Bareyo y Arnuero, con un 4%. Así como, los municipios de Villaviciosa, Noja, Cudillero, Castro-Urdiales, Laredo, Ribadesella, San Vicente de la Barquera y Valdés, con un 3% respectivamente.

En el ámbito de la Demarcación Hidrográfica del Cantábrico Oriental, veremos que, del total de 8.363 plazas turísticas estimadas, el 32% se corresponden a plazas de camping, el 31% a hoteles, el 22% a casas rurales y el 15% restante a hostales.

Los municipios a destacar en cuanto a número de plazas turísticas son: Baztán, Durango, Lasarte-Oria, Bera/Vera de Bidasoa, Leitza y Arantza.

Los usos del agua para la producción de energía eléctrica comprenden la generación de energía hidroeléctrica, y la utilización en centrales térmicas, nucleares, termosolares y de biomasa, especialmente en refrigeración. En el ámbito de estudio el uso del agua en el sector energético es principalmente utilizado en la turbinación de los caudales de los ríos en las centrales hidroeléctricas y en los volúmenes demandados en las centrales térmicas para su refrigeración, siendo mucho menores los volúmenes empleados en el proceso productivo de las mismas.

Icono imprimir Imprimir página